jueves, 13 de agosto de 2015

Acero asesino


Los callejones de Rocket City son lugares oscuros y misteriosos. Puedes encontrarte de todo ahí, como vagabundos, superhéroes, vagabundos superhéroes... o un tío vestido de rana vendiendo droga.


*
Rana-Man: Uy, hace fresquillo, ¿no? Voy a tener que hacerme un traje de invierno. Me cago en todo, aquí no viene nadie ya, llevo aquí media hora y nada. Me aburro un huevo, estoy harto de trabajar para ese tío vendiendo su droga para que la mayoría de las ganancias se las quede él a saber para qué. Yo quiero vender mi propia droga y forrarme, tío. Decidido, ahora mismo voy a su oficina a dejar el trabajo.
*





Rocket City tiene lugares tenebrosos, oscuros y misteriosos, y sin duda el edificio del jefe de Rana-Man es de los más misteriosos de la ciudad. La gente que trabaja para él sólo tiene autorizado estar en una pequeña proporción del edificio. Quién sabe qué cosas habrá en lo demás.

*
Carpenter: ¿Quién es?

Portero: Es Rana-Man.

Carpenter: ¿Sigue vivo? Dile que pase. (Rana-Man entra rápidamente por la puerta y golpea la mesa con las dos manos)

Rana-Man: ¡Ey! ¿Qué pasa, Elfy?

Carpenter: ¿Qué te pasa? Se te ve muy animado. ¿Te han pegado y quitado la droga otra vez?

Rana-Man: ¡JAJAJA! Ni que fuese mi primer día, además si me disparan en la...

Carpenter: Te aviso que como vuelvas a hablarme así va a haber consecuencias graves en el futuro.

Rana-Man: Anda mira, de eso quería yo hablarte. Del futuro. Jeje. Verás... hmmm... dejo el trabajo. Ya no quiero seguir trabajando para usted.

Carpenter: ¿Cómo que lo deja? ¿Quién te has creído que eres para dejarlo? (Se sienta en su silla)

 Rana-Man: Eh, eh, eh. Tranqui tronco. Usted no me puede obligar a trabajar para usted, y esta es mi decisión, ¿sabes? Mira, tengo pensado montar mi propio negocio, con mi propia droga. Tengo un montón de ideas, ya verás qué guapo.

Carpenter: Le sugiero que tenga cuidado, señor. Si deja de ser mi amigo, puede convertirse en mi enemigo.

Rana-Man: No hombre no. No tenemos por qué ser enemigos, tío. La droga ni siquiera era tu mayor fuente de ingresos, tienes los robos, asesinatos, engaños y todas esas cositas, ¿no?

Carpenter: Rakira, saca a este hombre de aquí. No quiero seguir escuchando sandeces.

Rana-Man: ¿Rakira?



Rana-Man: ¿Quién es ésta? ¿Tu nueva secretaria?

Carpenter: De nueva nada, lleva conmigo desde que tú ibas a primaria. Y no te gustaría ver lo que puede hacer.

Rakira: Ya has oído al jefe, déjate de tonterías y largo.

Carpenter: Tenga cuidado con lo que hace, Rana-Man. Si no quiere que tu cráneo sea aplastado por mi mano.
*

Rana-Man salió de aquel edificio, despidiéndose de él para siempre. Ahora tenía cosas más importantes en las que pensar, como qué cojones iba a hacer ahora que no tiene trabajo, y cómo empezarlo. Es ya de noche, y las oscuras calles de Rocket City no son un buen lugar para pensar en ello. Rana-Man se va a su casa saltando de edificio en edificio, haciendo parkour y piruetas por ahí, pero algo le detuvo...

*
Rana-Man: ¿Qué ha sido eso? Me ha parecido oír un grito saliendo de ese callejón. Malditos callejones, nunca traen nada bueno. Voy a ver qué ha pasado.

Rana-Man: ¿Eres un robot? ¿Te estabas comiendo a alguien? ¡¿Por qué me encuentro siempre con locos caníbales?

????????: Grrggrrrgrkkkgrk...

Rana-Man: ¿Eing? (El robot se lanzó sobre Rana-Man, tenía cuchillos en lugar de dedos en las manos. Rana-Man le dio una patada en la cara antes de que le cortase. Pegó un salto hasta la azotea de el edificio, pero el robot subió escalando y le alcanzó)


Rana-Man: Mierda, negro. Me ha dejado hecho polvo. Una pena que el traje no se cure, mañana tendré que coserlo, si sobrevivo...



Rana-Man: Hostia, hablando de negros...

Luciérnaga: Apártate
Rana-Man: ¡Guau! ¡Qué chulo! ¿Lo has matado?

Luciérnaga: No. La luz no sirve para matar, ni debe.

Rana-Man: ¿Entonces dónde está?

Luciérnaga: Debió de escapar. Llevo persiguiéndole toda la noche, y no pararé hasta encontrarlo. Esa máquina lleva asesinando gente por la noche desde hace varias semanas.
*
Después de ese pequeño percance, Rana-Man se despidió del chico desconocido y se marchó a su casa malherido. Uno de los poderes de Rana-Man es la regeneración, no se le curan las heridas al momento, pero sí más rápido que a una persona normal, si le hieren por la noche, a la mañana siguiente ya no tiene nada, algo que le viene muy bien a Scott para ocultar su vida como Rana-Man.
Llegó a su casa por fin, entrando por la ventana, moviéndose lentamente por culpa de las heridas. Dejó todo el pasillo lleno de gotas de sangre hasta finalmente llegar a la cocina y sentarse en el suelo.




No hay comentarios:

Publicar un comentario